Ir al contenido principal

Myriam Aram: Todos traemos dentro una medicina que nos sana, y ayuda a sanar el mundo.

Myriam Aram es una sanadora, ella inspira y sana con las palabras, como sus cuentos medicina para sanar el alma y en esta entrevista que he tenido el inmenso placer de hacer puedes conocerla un poco más ¡ te encantará!

Me gusta tanto su energía que quiero con todo mi corazón que consiga todos los éxitos personales y profesionales que su alma desee y mucho más. Quiero que venda millones de libros como nuestra admirada y querida Elizabeth Gilbert. Confío en que tocará y sanará muchos corazones con sus libros y proyectos creativos. Te deseo todo lo mejor Myriam desde aquí hasta el infinito y más allá (como le digo a mi hijo cada noche antes de dormir) ¡Gracias por la inspiración!

1. ¿Qué cualidades destacaban de ti de pequeña? ¿Eras traviesa, curiosa…? ¿Con qué juegos podías pasar horas y horas sin cansarte?

De pequeña era muy sensible e soñadora. Mi entorno, el colegio… me parecían lugares “densos” y poco agradables, así que me refugiaba en mi propio mundo. Me encantaba pasar el tiempo en la naturaleza jugando y recogiendo piñas, palitos y piedras, en mi cuarto sanando a los muñecos y, sobre todo, devorando cualquier libro que encontraba por casa, ya fuera de “Los Cinco”, de Shakespeare o de Pérez Galdós.



 2. ¿Qué palabras y qué colores te inspiran? ¿Si en el mundo tuvieran que predominar dos palabras y dos colores cuales escogerías?

Me gustan sobre todo las palabras vivas que brotan del corazón como un manantial naciendo del interior de una montaña. Las que hacen música al pronunciarlas como “rimbombante”, “melifluo” o “escolopendra”.
Las que huelen a pasado como “petimetre”, “pamplina” o “zascandil”. Las que chocan con otras como asteroides y se funden en una nueva palabra como “abreso" (abrazo y beso).
Las que te permiten seguir el rastro de la palabra de la que provienen a través de los siglos y las civilizaciones, por haber conservado parte de las letras originales o un sonido parecido.
Los colores que más me gustan son los que están en las tonalidades azules, violetas y verdes.
Si tuvieran que predominar dos palabras en este momento escogería “Gracias” y “Ahora”, las más valiosas que conozco.
Y con amor acepto los colores que creo que predominan ahora: el blanco y el negro, como reflejo de dualidad en la que vivimos necesaria para experimentar y crecer…


3. Amo viajar, por la simple curiosidad de probar diferentes sabores y escuchar otros idiomas. ¿Qué viaje o viajes han marcado tu vida?

Creo que todos los viajes nos traen grandes regalos si nos abrimos y somos conscientes de ese “peregrinaje hacia el interior” que se produce mientras visitamos otras tierras. Algunos de estos viajes más importantes para mí han sido:
El de salir a buscar trabajo a Londres con 18, porque expandió mi mundo.
 El de Grecia porque allí se fundieron la historia, el mito y la sensación de conocer y amar esa tierra, quizás por haber habitado allí mucho tiempo atrás.
El de Sicilia porque allí nació el amor con mi pareja.
El de Glastonbury, porque sentí que mi alma regresaba a una de sus “casas” y comprobé que allí el velo que separa los mundos es casi inexistente.
 El de Sedona, cuyas grandiosas montañas me mostraron que aún me sentía “empequeñecida”, retándome a crecer y a ser como ellas: un templo de luz en la Tierra.



4. Me ha gustado mucho tu historia, el proceso de autoconocimiento y transformación personal que has vivido y me gustaría que los lectores tigum la conozcan ¿Cómo empezaste a escribir, recuerdas el momento en el que decidiste coger el papel y la pluma y conquistar el mundo?

Todos traemos dentro una medicina que nos sana, y ayuda a sanar el mundo. Antes no lo sabía porque, ¿a quién le han explicado esto cuando era niño? Más bien el entorno nos amenaza con un doloroso mensaje: “búscate la manera de sobrevivir en esta sociedad”.

Recuerdo ponerme a escribir con 18. Las palabras manaban de mi interior como el pájaro canta de manera innata su melodía, pero entonces no pensé en dedicarme a la escritura. Me parecía que una cosa era escribir un micro cuento o una poesía de cuando en cuando, y otra muy diferente era escribir como oficio.

No me sentía capaz, así que me conformaba con apuntar garabatos y teclear en el ordenador mientras cambiaba de trabajo una y otra vez, víctima de esa maldición llamada “insatisfacción permanente”. Buscando aquello que me hiciera feliz, trabajé en cosas de lo más peculiares: soldando y reconstruyendo los vagones de metro de Madrid, de maquinista de teatro… de azafata de feria con bandejas de canapés… todo terminaba siendo predecible, aburrido y carente de sentido.

Me sentía tan enfadada internamente, tan frustrada… ¿Dónde estaba la magia, el sentido de la vida? Autopubliqué un libro de cubiertas negras y negro y ácido por dentro. Un libro tan cabreado que en vez de agradecimientos en la primera página… ¡¡tenía desagradecimientos!! Jaja, va en serio.

 Y así estaba yo… hasta que llegó el “punto de giro” de mi propia historia: Mi madre se puso muy enferma. Fue lo más duro que he vivido nunca. Buscamos terapias alternativas, aprendimos mucho… y despertamos en consciencia. Cuando ella se fue yo tenía tanto dolor que me volqué en la escritura como refugio y manera de sanarme.

Me di cuenta de que si quieres ayudar a las personas, si quieres cambiar lo que no te gusta del mundo, es infinitamente más poderosa la luz, la belleza, la caricia… que la crítica áspera. Acepté por fin que lo que quería hacer era escribir cuentos-medicina y textos que inspirasen a otros. Que ese era mi propósito en la vida porque no había nada que me colmara el corazón de esa manera. Acepté también que no sabía cuánto tiempo me llevaría manejarme en ese nuevo oficio, pero no tenía ninguna duda que lo conseguiría: nunca hubo Plan B.

Hagamos lo que amamos. A eso vinimos. Un mundo lleno de personas que hacen lo que aman lo transformará todo.


 5. Imagina que un día se llena tu casa de niños y adolescentes divertidos, cientos y cientos de niños ¿Qué libro o libros les contarías?

Guau, conseguir mantener la atención de cientos de niños y adolescentes, jaja… creo que contaría uno de los “Cuentos para jugar” de Gianni Rodari porque tienes varios finales para elegir el que prefieres, y podríamos hacer votaciones. O intentaría llegar a un consenso con ellos, en medio de risas y gritos, para ir contando una historia del tipo “Elige tu propia aventura”. Esas que, dependiendo de la acción que decidas tomar en diferentes momentos del libro, te van a llevar a continuar la lectura en una página diferente cambiando el giro de la aventura… Para recordarles que pueden elegir siempre en la vida y que cambien el final si el que hay no les gusta.



6. ¿Qué artista o artistas te inspiran y motivan y por qué? 

Elizabeth Gilbert. Es una escritora maravillosa, pero lo que más me inspira de ella es su inmensa fuerza y generosidad al mostrarse como es y compartir desde su vulnerabilidad. Hay verdad en sus palabras, hay amor… y lo que sale del corazón, llega al corazón. 7. Si fueras un helado, una ciudad, una flor, un personaje de cuento y un animal serías … Helado de mango, una ciudad imaginaria en un reino de fantasía, un jazmín, Galadriel de “El Señor de los Anillos” y un ave con grandes alas.

8. ¿Qué libro o libros te han inspirado, emocionado, motivado…?

A lo largo de los años he cambiado mucho de estilos de lectura y de autores favoritos. He leído terror clásico, novela negra, fantasía, diarios neuróticos, críticas y manifiestos… Ahora por fin soy consciente de que mi ser reacciona a la literatura como lo hace con la gastronomía. Por ello, si sé que después de leer un libro voy a quedarme con pesadez, acidez o malestar, prefiero cuidarme y no “consumirlo”. “El profeta” de Khalil Gibran hace que broten mis lágrimas ante tanta belleza y saber… Me quito el sombrero ante los libros de Patrick Rothfuss, y la saga de “Harry Potter” no me falta nunca cuando me siento floja o me voy unos días a la playa.

9. ¿Cuál es tu filosofía de vida?

Créate una vida de pura belleza, un jardín de gozo para tus sentidos, para que tu alma de mariposa quiera venir a posarse en tu cuerpo y llenar tus ojos de Consciencia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Espacios creativos que enamoran

Estos espacios creativos llenos de luz y color  impregnados de esencia tigum te enamorarán  ¿qué te apuestas?






Disfruto del Cuento El sueño de Chocolate (Reseña) Cuentos de Luz

Es un cuento maravilloso, las ilustraciones son pura inspiración y la historia me encanta porque transmite valores, los cuentos son una preciosa forma de plantar semillas buenas y bonitas en nuestros hijos, sobrinos, hermanos pequeños...

 Lo puedes conseguir pinchando aquí ¡que lo disfrutes! 


Sarah Gibrán para Tigum Magazine