Ir al contenido principal

Sin cambio no hay vida

Para cambiar el mundo empecemos por cambiar nosotros, a ver, si el mundo es un plato (delicioso o desastroso) seamos conscientes que nosotros somos la materia prima, uno de los ingredientes principales, mejoremos nosotros y poco a poco veremos cambios fuera. Cambiar no es nada negativo, de hecho, no hay nada que no cambie, sin cambio no hay vida. Cambia, mejora, crece 





Comentarios

Entradas populares de este blog

Myriam Aram: Todos traemos dentro una medicina que nos sana, y ayuda a sanar el mundo.

Myriam Aram es una sanadora, ella inspira y sana con las palabras, como sus cuentos medicina para sanar el almay en esta entrevista que he tenido el inmenso placer de hacer puedes conocerla un poco más ¡ te encantará!

Me gusta tanto su energía que quiero con todo mi corazón que consiga todos los éxitos personales y profesionales que su alma desee y mucho más. Quiero que venda millones de libros como nuestra admirada y queridaElizabeth Gilbert. Confío en que tocará y sanará muchos corazones con sus libros y proyectos creativos. Te deseo todo lo mejor Myriam desde aquí hasta el infinito y más allá (como le digo a mi hijo cada noche antes de dormir) ¡Gracias por la inspiración!

1. ¿Qué cualidades destacaban de ti de pequeña? ¿Eras traviesa, curiosa…? ¿Con qué juegos podías pasar horas y horas sin cansarte?

De pequeña era muy sensible e soñadora. Mi entorno, el colegio… me parecían lugares “densos” y poco agradables, así que me refugiaba en mi propio mundo. Me encantaba pasar el tiempo en …

Espacios creativos que enamoran

Estos espacios creativos llenos de luz y color  impregnados de esencia tigum te enamorarán  ¿qué te apuestas?






Disfruto del Cuento El sueño de Chocolate (Reseña) Cuentos de Luz

Es un cuento maravilloso, las ilustraciones son pura inspiración y la historia me encanta porque transmite valores, los cuentos son una preciosa forma de plantar semillas buenas y bonitas en nuestros hijos, sobrinos, hermanos pequeños...

 Lo puedes conseguir pinchando aquí ¡que lo disfrutes! 


Sarah Gibrán para Tigum Magazine