Ir al contenido principal

Las mejores pastelerías en El Ejido, Almería


Después de hablaros de esta preciosa pastelería en Berja La Bombonera y de entrevistar a la maravillosa artista ejidense Rocío Pies Negros que hace unas mesas dulces espectaculares  me quedé con muchas  ganas de elaborar la lista de pastelerías de mi pueblo, El Ejido , no se si están todas las mejores pastelerías de El Ejido en Almería pero lo he intentado, si conoces alguna que quieras recomendarnos y añadir a la lista te espero en comentarios.

-Pastelería  Capricho en C/ Cabo Creus 5.




-Pastelería Juan Cristobal en El Bulevar 280  (enfrente de La Caixa) y en C/ Valencia 29.




-Pastelería Marina en la C/ Menéndez Pelayo 116.



-Pastelería Hermanos Quevedo Fernández en C/ Toledo 24.




-Pastelería Dulce Sara en La Aldeílla en  Calle Hermanos Espinosa Alfonso, 22





Si conoces alguna pastelería digna de estar en la lista coméntanos o envíanos un mensaje a través del formulario de contacto ¡Un abrazo!


Sarah Gibrán para Tigum Magazine

Comentarios

Entradas populares de este blog

Receta Caliente

La verdad es que el título del post me hace gracia, receta caliente, podría parecer mi primer post erótico pero no, en mi papel reciente de estresada/madre/cocinera/enfermera/etc no tengo ni tiempo, ni energía ni imaginación para inventar nada erótico, solo se me ocurre enchufarme a un bidón de agua y dormir una larga temporada jajaja es el sueño más erótico que tengo últimamente ¡palabrita!  Esta es una receta de un plato típico que vas a encontrar por todo Marruecos, a mi hermana y a mis amigas les encanta, yo tengo que confesar que mientras ellas disfrutar de un trozo de caliente, yo disfruto de mi pedazo de harcha ¡me encanta!.  Receta de Harcha (te la dejo pinchando aquí, es fácil, sencilla y deliciosa) Diferentes nombres de la receta: Karentika/Karaan/Kalenti/ Caliente Es un pudding de harina de garbanzos que hacían los judíos sefardíes al emigrar al maghreb desde España. Se hace mucho en la zona norte y este de Marruecos y también en Argelia. Lo venden por la calle

La importancia de lucir un buen reloj en tu muñeca

Aunque pueda parecer algo de poca importancia, un reloj de pulsera dice mucho de nosotros al mundo y es un indicador de estatus, elegancia, posición, clase... Y además es una buena inversión. Actualmente hay quienes le quitan importancia a llevar un reloj de pulsera, hay quienes no lo llevan por motivos como la comodidad o que directamente usan el teléfono móvil (indispensable hoy en día) para saber la hora o que se conforman con llevar en la muñeca algún reloj barato pues ven un  gasto  innecesario comprar un reloj de calidad cuando realmente dependiendo del poder adquisitivo poseer uno o varios relojes premium es una inversión que va mucho más allá de saber la hora. Bulgari Octo Maserati GranL Lusso Es una inversión en primer lugar en uno mismo, llevar en la muñeca un reloj de lujo nos aporta seguridad en nosotros mismos, alzar la muñeca y ver en ella una obra de arte y de ingeniería es algo sumamente placentero. Un buen reloj también llama la atenci

Entrevista a Verónica Taltavull, maravillosa artista mixed media

1) ¿Cómo era Verónica cuando apenas llegaba al tarro de las galletas? ¿Qué juegos eran tus favoritos y qué querías ser de mayor? Si preguntas a alguien de mi familia lo primero que te dirán es “parlanchina!”. Tenía mucho que contar al mundo y me costaba parar incluso para tomar aire… con los años he ido matizando la verborrea pero si me conoces de cerca la verás asomar por aquí y por allá. Una vez que aprendí a leer también desarrollé un gran amor por la lectura. Me pasaba horas leyendo si me dejaban, navegando por mundos increíbles, descubriendo personajes a los que hubiera deseado conocer en persona. Ayudó el hecho de que mi madre trabajara en una editorial, en casa siempre había libros para leer. Un cumpleaños no era un buen cumpleaños sino recibía como regalo al menos un libro. Aún hoy en día prefiero un libro a la televisión o al ordenador. No recuerdo un juego específico que me gustara más que otro pero si recuerdo que en cualquier buen juego tenía que estar mi herma