jueves, 17 de enero de 2019

Sin cambio no hay vida

Para cambiar el mundo empecemos por cambiar nosotros, a ver, si el mundo es un plato (delicioso o desastroso) seamos conscientes que nosotros somos la materia prima, uno de los ingredientes principales, mejoremos nosotros y poco a poco veremos cambios fuera. Cambiar no es nada negativo, de hecho, no hay nada que no cambie, sin cambio no hay vida. Cambia, mejora, crece 





No hay comentarios :

Publicar un comentario