martes, 23 de julio de 2019

Alojamiento de vacaciones en Francia


En Francia, en el corazón del Aude, junto al lago Jouarres y a orillas del Canal du Midi se encuentra Homps, un pequeño pueblo perfecto para convertirlo en nuestra “base de operaciones” para descubrir la región de Languedoc – Rosellón.




La playa de Gruissan se encuentra a solo 45 minutos, igual que la ciudad de Carcassonne con su magnifico castillo y sus grandes murallas para transportarnos al medievo y Narbona se encuentra a tan sólo 30 minutos




Los residenciales Port Minervois y Hauts du Lac que pertenecen a la cadena Vacancéole se encuentran a 3 minutos a pie del lago Jouarres en el que podemos encontrar actividades acuáticas o un sitio para tomar algo mientras disfrutamos de la puesta de sol son una muy buena opción para alojarnos.

Estos residenciales están formados por casas de 1 a 4 habitaciones con sala de estar y cocina abierta en las que se pueden alojar de 2 a 10 personas, una opción ideal para viajar en familia. Todas las casas cuentan con un pequeño jardín individual y algunas cuentan incluso con su propia piscina aparte de la del complejo. Están equipadas con todo lo necesario para entrar a vivir en ellas, menaje de cocina, plancha, tabla de planchar, lavavajillas, microondas, placa para cocinar, cafetera, hervidor de agua, nevera …, no falta de nada.




En el residencial puedes disfrutar de su piscina y actividades al aire libre como tenis, minigolf, baloncesto, etc. o ponerte en forma en su gimnasio con sauna, jacuzzi y piscina climatizada.




Además, en la zona de recepción, donde se encuentran además la piscina y el gimnasio hay un bar/supermercado en el que puedes desayunar, comer o comprar, pan, fruta …




Al reservar debes tener en cuenta que la hora de entrada es a las 5 de la tarde pero puedes adelantar tu entrada pagando un suplemento.
Al llegar a recepción para registrarte te entregan una bolsa grande de tela en la que va la ropa de cama limpia y embolsada y las toallas según las personas que os alojéis pues esto es diferente de un hotel y te tienes que hacer tu la cama y la limpieza del alojamiento también corre por tu cuenta salvo que quieras que te lo hagan todo pagando un suplemento.

Junto a la llave de tu casa te entregan un plano con su situación (es muy fácil de localizar), un número de plaza de aparcamiento frente a tu alojamiento y un mando a distancia para abrir la puerta de acceso al residencial cuando quieres salir o entrar con tu coche.




Las casas son cómodas, hay varias opciones según las personas que se alojen, la más pequeña consta de una habitación con una cama grande y un salón amplio con una cocina abierta en el que hay un sofá cama en el que pueden dormir dos personas. A partir de ahí puedes ir subiendo hasta las más grandes que cuentan incluso con su propia piscina privada. Todas tienen un pequeño jardín y sillas y mesa de jardín para comer o cenar fuera o para disfrutar un rato charlando o leyendo cuando cae la tarde o después de cenar.



Nosotros nos alojamos en una con dos plantas, en la primera estaba el dormitorio principal, un baño, el salón bastante amplio, la cocina y en la segunda un dormitorio bastante grande con dos camas de 90 y otro baño completo. La limpieza se nota que no es muy minuciosa y puedes encontrar alguna telaraña y sitios en los que se acumula polvo, los baños estaban muy limpios así como la cocina, la vajilla y el menaje.














El punto negro fueron las almohadas, no las utilizamos pues se veían 
manchadas de sudor, esto es algo que la dirección debe tener en cuenta pues es un detalle bastante desagradable.




Por lo demás, una buena experiencia, estás en tu casa con tu coche aparcado en la puerta y puedes salir por la mañana a visitar sitios cercanos, Carcasona, Narbona o Béziers están muy cerca y volver después de comer para descansar un poco e ir a la piscina o al gimnasio andando sin salir del residencial.

El personal es muy atento, con ganas de agradar y explican todo muy bien.

Ojo, no hay wifi en las casas, solo hay en la recepción, pero esto no es un problema si tienes una línea de teléfono con datos, la señal telefónica es buena, nosotros hemos visto películas y series por internet sin saltos ni interrupciones y como se ha eliminado el roaming entre países europeos el consumo que realices se te facturará igual que si lo hicieses en España.
















0

domingo, 21 de julio de 2019

Un paraiso para el brunch, comer o merendar en Delice Cake en Narbona, Francia




En el centro de Narbona, en el número 4 de la Rue Marcelin Coural, a un paso de la catedral, muy cerca de la orilla del Aude y también del mercado de Les Halles está Delice Cake, un salón de té muy bien decorado y con un gran surtido de pasteles, tartas, dulces …, es un sitio que debes visitar si pasas por esta bonita ciudad.





El Delice Cake es el lugar ideal para tomar un brunch, para comer, para tomar un delicioso postre después de comer o para merendar.




Este salón de té es como una casita de muñecas de tamaño natural, está decorado en un estilo sabby chic agradable y con mucho encanto. Hay incluso un pequeño espacio con algunos juguetes para que los más pequeños puedan jugar mientras disfrutamos de cualquiera de las delicias dulces o saladas que nos ofrece un personal amable y atento.




En la carta de salados para el brunch o para comer (aquí se come a las 12) puedes encontrar varias ensaladas muy variadas y apetecibles, magnificas tostadas (tartines), por ejemplo la de pollo con bechamel a las hierbas provenzales o la de queso de cabra con miel entre otras. También tiene unas hamburgesas estupendas y unas croquetas caseras deliciosas.







La parte de los dulces es un paraíso para los golosos en el que cuesta decidir que tomar pues los pasteles, tartas y bizcochos tienen todos un aspecto súper apetecible y cuesta resistirse a pedir más de uno para así poder disfrutar más compartiendo.




Un sitio Tigum recomendable, buena comida, buen servicio y dulces ricos. Si vas no dejes de contarnos que te parece :D



























0